ecuo-abogados

ecuo-abogados

blog.ecuo-abogados.es

A través de este blog le mantendremos informado de las principales novedades jurídicas y de aquellas cuestiones legales que, en la práctica, puedan resultarle de especial interés.

PROPIETARIOS MOROSOS

NoticiasPostado por ecuo-abogados mar, mayo 23, 2017 11:36:04




PROPIETARIOS MOROSOS: COBRO POR PARTE DE LA COMUNIDAD DE PROPIETARIOS

Una de las obligaciones principales que tiene cualquier propietario de una vivienda o local, sujeta al régimen de propiedad horizontal, es la de contribuir al pago de los gastos generales para el adecuado sostenimiento de la finca, sus servicios, cargas y responsabilidades que no sean susceptibles de individualización (es decir, no imputables directamente a un copropietario). Esta obligación se encuentra regulada en el artículo 9, apartado 1, letra e), primer párrafo, de la Ley de Propiedad Horizontal.

Sin embargo, la difícil situación económica por la que han atravesado numerosas familias en los últimos años debido a la crisis, o simplemente el desdén de ciertos vecinos y la pasividad por parte de las comunidades, ha provocado que uno de los primeros gastos que se haya dejado de pagar por ciertos vecinos sea la cuota ordinaria o extraordinaria de la comunidad de propietarios. También se dan muchos casos en los que el promotor del edificio es propietario aún de muchos pisos sin vender, y sin embargo, no hace frente a sus obligaciones de contribución.

Fuera como fuere, el hecho es que el impago de estos vecinos afecta directamente a la capacidad económica de la comunidad y al bolsillo de cada uno de los vecinos.

Es por ello que por parte de la Ley se ha regulado un mecanismo especial para poder reclamar este tipo de deudas, dotándola de un procedimiento especial para su reclamación y unas prerrogativas de garantía que, en caso de venta de la casa por el deudor, afectarían al nuevo propietario.

Así pues, ¿Qué podemos hacer en caso de que existan morosos en nuestra comunidad de propietarios? Lo primero que debemos tener en cuenta es que las cuotas debidas prescriben a los cinco años, por lo que no conviene dejar que se acumulen muchas deudas contra los morosos, no vaya a resultar que nos encontremos con que no se puede reclamar parte de la misma por haber prescrito.

Una vez que la comunidad tiene decidido reclamar la deuda, lo que debe hacer es convocar una Junta de Propietarios donde se deberá aprobar, por mayoría simple, un acuerdo de liquidación de deuda con la finalidad de entablar un procedimiento judicial contra el propietario moroso.

Este acuerdo debe notificarse al moroso, preferiblemente a través de burofax y por escrito elaborado por abogado (estos gastos de gestión del cobro deberán ser resarcidos por el moroso si no paga voluntariamente). Si no hay manera de notificar al propietario moroso, cosa que es bastante habitual en cierto tipo de personas habituadas a vivir en el ostracismo económico, se debe publicar el acuerdo de reclamación en un lugar visible de la comunidad de propietarios.

El secretario de la Comunidad de Propietarios emitirá un escrito en el cual certificará que el acuerdo, que no se ha podido notificar al propietario moroso, ha estado expuesto durante un tiempo prudencial en un lugar visible del edificio.

Y con toda esa documentación, si el moroso no salda su deuda, ya tenemos todo lo necesario para interponer un “procedimiento monitorio” contra el moroso.

El procedimiento monitorio es un procedimiento judicial especial, caracterizado por su falta de formalismo y por su celeridad en la tramitación. Para su elaboración y presentación no es necesaria la intervención de Abogado ni de Procurador, aunque siempre es conveniente, y los gastos generados por estos, podrán ser repetidos al deudor moroso, aún en el caso de que pague antes de que termine el procedimiento.

La demanda del procedimiento monitorio se le notificará al deudor (si desconocemos otro domicilio, se le puede notificar en el domicilio de la comunidad de propietarios) y una vez que este reciba la notificación dispone de un plazo para: 1) Pagar, incluyéndose los gastos de gestión de cobro que se puedan acreditar; 2) Oponer al pago, explicando las razones por las que se opone; 3) No hacer nada.

En el tercer caso, si transcurre el plazo y el deudor ni paga ni se opone, por parte del Juzgado se emitirá Decreto dando por terminado el procedimiento y se dará traslado al demandante para que pueda ejecutar este Decreto. Lo que quiere decir que ya tenemos un título ejecutivo con el que se podrá incluso embargar el inmueble del moroso, si no encontramos otra forma más fácil de cobrar.

En el caso de que el deudor se oponga por las razones que él estime oportuno, si lo hace en tiempo y forma, habrá que ir al procedimiento correspondiente (juicio verbal o juicio ordinario, dependiendo de la cuantía) para dilucidar quién tiene razón.

Vemos pues que, en principio, el cobro de las deudas de los morosos de las comunidades de propietarios es bastante sencillo, y conviene reclamarlas para evitar su acumulación, que siempre dificultará su cobro, y, sobre todo, la prescripción.

Enrique Soriano Gómez



  • Comentarios(0)//blog.ecuo-abogados.es/#post26