ecuo-abogados

ecuo-abogados

blog.ecuo-abogados.es

A través de este blog le mantendremos informado de las principales novedades jurídicas y de aquellas cuestiones legales que, en la práctica, puedan resultarle de especial interés.

Novedades del Impuesto de Sucesiones y Donaciones.

NoticiasPostado por ecuo-abogados lun, marzo 05, 2018 09:58:47



Novedades en la Región de Murcia del Impuesto de Sucesiones y Donaciones.



A partir del 1 de enero de este año entró en vigor una las modificaciones normativas más esperadas en la Región de Murcia, relativa al Impuesto de Sucesiones y Donaciones, por su gran repercusión económica en la inmensa mayoría de herencias y donaciones que deban tributar en la Región, hasta el punto que este impuesto tiene ahora escasísima repercusión económica para la gran mayoría de los bolsillos de los beneficiarios de una herencia, legado o donación (herederos, legatarios y donatarios).

Desde el pasado 1 de enero a las adquisiciones, tanto mortis causa (sucesión) como ínter vivos (donación), se aplica una deducción autonómica del 99 % de la cuota que resulte una vez aplicadas las deducciones estatales y autonómicas que, en su caso, procedan, si el beneficiario de la herencia, legado o donación (sujeto pasivo del impuesto) está dentro de una de las categorías familiares incluidas en los Grupo I y II del artículo 20.2 de la Ley del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, esto es, si es descendiente (hijo, nieto, biznieto), adoptado, cónyuge, ascendiente (padre, abuelo, bisabuelo) o adoptante del fallecido (causante) o donante, por tanto quedan excluidos, entre otros familiares, hermanos, sobrinos y primos del causante o donante.

A modo de ejemplo de la gran repercusión que esta modificación normativa tiene en el importe a satisfacer en concepto de este impuesto a partir de 1 de enero de 2018, y sin tener en cuenta la aplicación de reducciones especiales o cualificadas y otras deducciones, que podrían minorar aún más la cuota a satisfacer, citaré dos supuestos hipotéticos:

a) si lo que se hereda tiene un valor neto de 200.000 €, en caso de que el fallecimiento del causante hubiese acontecido antes del año 2018, se debe pagar en concepto del impuesto la cantidad aproximada de 11.300 € y, si tuvo lugar a partir de 2018, unos 282 €; y,

b) si lo que se dona tiene un valor neto de 65.000 €, si la donación tuvo lugar antes del 2018 se debe pagar 1.930 € aproximadamente, y unos 48 € si ha tenido lugar a partir de este año.

Es evidente, por consiguiente, la rebaja en el importe a satisfacer a la Administración si el hecho (fallecimiento o donación) tuvo lugar a partir del 2018 y el beneficiario se halla en uno de los dos grupos citados de parentesco con el causante o donante.

Es importante resaltar que en el caso de las donaciones, para poder beneficiarse de esta deducción, es imprescindible que esta se formalice en documento público (ej. escritura pública) y además, si lo donado es dinero en metálico o en cuenta corriente, ahorro, a la vista o plazo, se debe justificar el origen de los fondos donados y manifestar este origen en el documento público en el que se efectúe la donación.

Por otro lado, para poder beneficiarse de esta deducción autonómica del 99% sobre la cuota del impuesto, es imprescindible presentar la declaración-liquidación del impuesto (modelo 650 para sucesiones y 651 para donaciones) ante la Administración Regional (Oficinas de la Agencia Tributaria de la Región de Murcia dependientes de la Consejería de Economía y Administraciones Públicas) en el plazo de 6 meses desde el fallecimiento del causante, con posibilidad de prórroga de otros 6 meses si esta es solicitada dentro de los 5 primeros meses por los interesados, y en el plazo de 30 días hábiles desde que tuvo lugar la donación.

Junto a esta declaración-liquidación del impuesto debe presentarse, entre otra documentación:

- en el caso de sucesiones, escritura pública de adjudicación de herencia o, en defecto, documento privado firmado por todos los herederos que contenga, entre otros extremos, relación de los presuntos herederos, de los bienes y derechos de la herencia y su valor, de las deudas y cargas, etc., certificado de defunción y de últimas voluntades del causante, su testamento o, en su caso, declaración notarial de herederos, título acreditativo de la propiedad del causante u otro derecho sobre bienes inmuebles y muebles, certificados de sus cuentas bancarias, de los contratos de seguros de vida, así como la documentación que acredite las cargas, gravámenes, deudas y demás gastos del patrimonio del finado, y la que justifique la aplicación en su caso de posibles beneficios fiscales.

- en el supuesto de donaciones, escritura pública en la que se formalice la donación, recibo más reciente del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) del inmueble objeto de donación, y, si lo donado es un vehículo, ficha técnica y permiso de circulación del mismo.

Con esta modificación normativa la Región de Murcia es la tercera Comunidad Autónoma, junto a Canarias y Madrid, que recoge una importantísima bonificación en su regulación, lo que conlleva a la gran mayoría de familias murcianas, por un lado, que heredar no sea tributariamente una carga, en ocasiones inasumible, con la consiguiente renuncia a la herencia, y, por otro, que donar tampoco sea caro fiscalmente, y con ello facilitar la transmisión ínter vivos del patrimonio familiar de una generación a otra, en lugar de esperar al fallecimiento del donante.

José Román Morales Ros







  • Comentarios(0)